REVISIONES MÉDICAS AERONÁUTICAS

REVISIONES MÉDICAS AERONÁUTICAS

Revision médica pilotos / revision médica TCP / certificado medico aeronáutico.

 

HCG Servicios Sanitarios dispone de una consulta médica aeronáutica en su centro de c/Caballero 75 bj 08014 Barcelona. Si desea solicitar cita previa, o bien informarse acerca del funcionamiento, puede llamarnos al 93 280 52 77 o bien por email info@hcgserviciossanitarios.com

 

La medicina aeroespacial o aeronáutica es la especialidad de la medicina que estudia las enfermedades y trastornos del organismo humano asociados con el vuelo.

Esta rama de la medicina estudia el efecto sobre el organismo humano de la exposición a las especiales condiciones del medio y los efectos de los diferentes fármacos, drogas o enfermedades en la práctica del vuelo o la tripulación de aeronaves.

HCG Servicios Sanitarios está acreditado como Consulta Médica Aeronáutica por la Dirección General de Aviación Civil.

Efectuamos exámenes médicos para la emisión de certificados médicos de clase 1 (ordinario), así como de clase 2 (inicial y ordinario).

 

 

El País, 26/03/2015.  ¿Qué pruebas médica y psicológicas pasan los pilotos?

 

Para obtener -y renovar- su licencia aeronáutica, todos los aviadores civiles y controladores aéreos necesitan un certificado médico que garantice que gozan de una buena salud. Se trata de evitar que una enfermedad, bien sea física o mental, de los responsables del vuelo derive en un accidente como el ocurrido con el avión Airbus A320 en Francia.

En nuestro país, es la Dirección General de Aviación Civil quien concede las licencias y establece los requisitos psíquico-físicos que deben cumplir estos profesionales, basándose en el reglamento 1178/2011 de la Comisión Europea que todos los países de la Unión deben cumplir.

En el caso de los pilotos comerciales y de trasporte de pasajeros -los sistemas de evaluación varían en función de la clase-, para obtener la licencia es necesario pasar un primer reconocimiento médico en uno de los pocos centros médicos oficiales reconocidos por la Dirección General de Aviación Civil. Una vez superado este requisito y obtenida la certificación necesaria para volar, las revisiones periódicas que se exigen pueden hacerse en otros centros médicos acreditados -mucho más numerosos-.

Según explica Ramón Domínguez-Monpell, vicepresidente de la Asociación Iberoamericana de Medicina aeroespacial y examinador aéreo autorizado en la Comunidad de Madrid, las pruebas que se realizan en estos controles médicos son muy exhaustivas y “no hay hueco para la improvisación”.

El objetivo de los exámenes, explica, es certificar que el piloto está en unas condiciones de salud óptimas para realizar su trabajo de una forma segura.

En el primer examen -el necesario para obtener la licencia-, los aspirantes deben someterse, además de a una entrevista con un especialista y a un análisis de sangre y orina (que mide la existencia de tóxicos, entre otras sustancias), a diversas pruebas para descartar posibles enfermedades o trastornos subyacentes. Entre otras, se realizan pruebas cardiológicas (se examina el estado del corazón, la existencia de anormalidades o lesiones en los órganos y vasos, trastornos tromboembólicos, etc); oftalmológicas ( se comprueba la capacidad de distinguir colores, la agudeza visual, el campo visual, etc); otorrino-laringológicas (con el objetivo, sobre todo, de comprobar la capacidad auditiva) o dermatológicas.

Además, también se realizan pruebas psiquiátricas y psicológicas (para evaluar la existencia de trastornos de la personalidad, psicóticos, ideas suicidas, etc y, en última instancia, analizar la salud mental del aspirante). “Un psiquiatra hace una entrevista extensa (una hora aproximadamente) y evalúa el historial clínico tanto personal como familiar, en relación a trastornos psiquiátricos”, expone Rafael Rodrigo de Losada, médico aeronáutico del centro de reconocimiento médico de pilotos Creu Blanca diagnosis médica.

En el marco de la valoración psicológica, se llevan a cabo test psicotécnicos. “En este tipo de pruebas suelen utilizarse en un primer momento cuestionarios que se completan con una entrevista con un especialista que valora el resultado de los test”, apunta Domínguez-Monpell. Se valoran ítems como la ansiedad, la personalidad, la asertividad, la empatía, la tolerancia al estrés… Al finalizar, se confrontan los resultados de ambos exámenes para comprobar la concordancia, señalan los expertos.

“En caso de que haya una mínima duda a este respecto, siempre se deriva a la persona a una consulta específica para aclarar la existencia de un posible trastorno“. Es lo que se hace en este tipo de procedimientos de forma general, señala Miriam González, coordinadora del grupo de emergencias del Colegio de Psicólogos de Madrid. “Este tipo de cuestionarios son instrumentos estandarizados y validados para identificar variables de personalidad y de ahí se puede ver el estado de la persona. Si se ve algo anómalo, entonces son los servicios de prevención los que tienen que evaluar el caso”.

Post A Comment